El perdón te hace sabio y fuerte

En esta semana abordaré acerca de una acción que en muchas ocasiones es difícil obtener de otra persona: el perdón.

El perdón es una palabra fuerte y significativa a comparación de pedir una disculpa. Ahora bien, ¿cómo podemos perdonar y qué beneficios tiene acceder a éste?
Hoy comparto contigo cinco puntos prácticos que puedes tener presentes cuando una persona te ofrezca su perdón y de igual forma, en qué momento o situaciones podemos pedirlo.

1.- Actitud positiva: Las personas que perdonan tienden a tener una a actitud positiva ante la vida, donde lo importante son los aspectos productivos de su rutina y no tomar encuentra las acciones mal intencionadas de otras personas.

2.- Mantén tu autoestima alta (valor propio y bienestar personal): Quien sabe perdonar suele tener una autoestima alta o estable, mientras las personas que poseen una autoestima baja o inestable se niegan a dar o recibir el perdón, puesto que no tienen la capacidad de amarse lo suficiente y se cierran a comprender la importancia de perdonar al sujeto o sujetos involucrados. 

3.- Deja fluir tus emociones: Debemos de liberamos de pensamientos y sentimientos que nos hieren lo más pronto posible que podamos, esto evitará que sigan arraigados y envueltos en un mundo complicado y pasivo. Es momento de soltar y empezar a vivir sin ataduras y sin rencores.

4.- Nobleza y astucia: Dos grandes aliados indispensables para conseguir y ceder el perdón. Las personas que poseen estas características juntas pueden perdonar pero no olvidar ciertas acciones hechas por el sujeto. Simplemente tienen más cuidado, mantienen distancias y su nivel de cordialidad sigue en la misma línea. 

5.- Primero la salud: Se debe de tener en cuenta que guardar el sentimiento de culpa o de rencor puede repercutir en nuestra salud física y mental (para muchos espiritual). Por esta causa, siempre debes de hacerte esta sencilla pregunta: ”¿Tiene más valor el o los sujetos involucrados que mi salud?”. Te invito a pensarlo más de dos veces. 

En algún momento de nuestra vida todos cometemos errores con personas especiales pero también nos han lastimado una y otra vez. Lo más importante es mantener la calma y que ese aspecto no afecte lo demás en tu vida. 
Recuerda que perdonar y pedir perdón no te hace tonto ni débil, te hace sabio y fuerte. 

Por Mariell Díaz Zúñiga

Te invito a visitar mis redes sociales:
Twitter : dzmariell / Instagram: dzmariell
Twitter: juevesdemariell / Instagram: juevesdemariell
Contacto: dzmariell@hotmail.com

Saludos cordiales.

Comentarios

comentarios

Publicado en Jueves de Mariell, Opinión.

Mariell Díaz Zúñiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *