La nueva Sabrina

A unas semanas de estrenada en Netflix la serie “El mundo oculto de Sabrina” (o como se nombró en España: “Las escalofriantes aventuras de Sabrina”), los comentarios a favor y en contra no se han hecho esperar.
En general ha sido bien recibida, en especial por los seguidores del cómic que lleva por nombre “Chilling Adventures of Sabrina”.
Los que no están muy contentos son muchos fans de la conocida serie noventera “Sabrina, la bruja adolescente”. Veamos.

“Le falta ese buen humor que caracterizaba a la otra Sabrina”

Lo primero que debemos entender antes de ver esta serie es que no es un remake de “Sabrina, la bruja adolescente”, tampoco es la continuación o una nueva temporada de dicha serie. Lo segundo, es conocer de dónde proviene la idea para la realización de la actual.

El cómic “Chilling Adventures of Sabrina” fue publicado en el año 2014 , por Roberto Aguirre-Sacasa,  por Archie Horror, en donde se maneja un sentido del humor sombrío y sarcástico, lo cual también podemos notar en la serie Riverdale (que igualmente está en Netflix), en la que vemos a Archie, junto a Betty y Verónica, en tramas en las que la temática son el misterio y el suspenso, mientras que en los primeros cómics, las historias eran más bien de aventura y comedia, algo coloquial, la vida cotidiana de unos jóvenes que van a la escuela y que tienen un grupo musical.

Así mismo con Sabrina, que dicho sea de paso, el personaje surgió después de Archie y sus amigos, fue tan querida y exitosa que llegó para quedarse (mas o menos como el caso de Boba Fett en Star Wars, o de Daryl en la serie The Walking Dead). Sabrina en sus orígenes era una adolescente, con poderes de bruja, los cuales eran usados para manipular a los chicos y  así obtener varios beneficios. 

“Tiene mucha sangre, violencia, hechicería y hablan mucho de Satanás”

Bueno, hay público y gustos para todo, definitivamente no es una serie que una persona devota del cristianismo (y similares), o una persona muy sensible al terror o al gore pueda digerir, así que hágase un favor y si siente náuseas al verla o siente que su deidad lo(a) castigará, pues mejor no la vea.

Como ya lo mencioné, el cómic en el que está basado la serie tiene todo el toque de terror necesario para que a quienes les gusta este género lo lean con gusto, la serie sigue esos mismos pasos. Y recordemos, la serie está catalogada para mayores de 14 años, queda claro que no es una serie para niños aunque haya un lindo y esponjoso gato negro.

“Salem no habla :’( “

¿Khé? Qué sad
Entre los comentarios que he visto (en contra) de “El mundo oculto de Sabrina”, este me da mucha risa. Ya no solo porque no estén considerando el género al que pertenecen tanto el cómic como la nueva serie, si no que siguen aferrados a la nostalgia por aquel (sí, hermoso y divertido) gato parlante. 
Escuchan el nombre Salem y ni siquiera piensan en un lugar o un acontecimiento, se piensa en un gato que habla y que hace reír con sus ocurrencias.

El Salem actual también es un personaje importante, acompaña a Sabrina en momentos trascendentales y como buen gato que es, cuida bien a la humana a quien decidió proteger y acompañar (quien tiene gatos sabe como es esto).
Sin embargo, no vemos a Sabrina tan cercana y cariñosa con el gato, la razón es que la actriz Kiernan Shipka es alérgica a los felinos. Eso ha complicado un poco la realización de escenas en las que exista más interacción entre ambos.

Y bueno, con todo y que este Salem es un magno personaje, muchos quisieran ver al mundo arder y al gato hablar. Quisieran revivir los viejos tiempos, aunque la necromancia no es una buena idea después de todo.
Se piensa que en la segunda temporada (sí, habrá segunda temporada), el gato podría hablar. No sé, pienso que el gato está bien así.

Hable o no, creo que no es determinante para perderse la serie. Ya que tenemos un Ambrose, un atractivo chico, primo de Sabrina, con una personalidad muy similar a la de ese gato que todos recordamos. El chico lleva 75 años (y le faltan) encerrado en la casa de las Spellman, por intentar destruir una conocida construcción muggle. 

“¿Hermione?”

Y hablando de muggles, pociones de amor, gatos mágicos, escuelas de hechicería, mitad brujas y Señores Oscuros, hay un curiosísimo factor, que al menos a mi me hizo sentir como que en algún momento Sabrina cruzaría el Anden 9 3/4 junto con su gato y sus baúles para ir a Hogwarts. Y es que Kiernan Shipka se parece mucho, que digo mucho, muchísimo a Emma Watson. Personalmente, me recuerda físicamente a la Granger de la película de Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Vamos, es que hasta arruga la frente al hablar tal como lo hace Emma Watson. 
Pero bueno, una coincidencia quizá, o un casting con toda la intención de llegar a los fans de la saga Potter. Quién sabe. No me hagan mucho caso.
Obliviate.

Según yo

La serie me gustó mucho desde el primer capítulo, vaya, hasta me dieron ganas de ver Riverdale, ya que hacen mención a la serie un par de veces, ojalá que en un futuro no muy lejano podamos ver un crossover.

Me gusta mucho el manejo de la fotografía, ese efecto de desenfoque que hacen en muchas escenas, me recuerda a cuando estoy despertando y no sé si soñé algo o era realidad, o todavía estoy dormida, lo cual pienso intensifica el sentido del terror.
Greendale está muy bien ambientado, todo se siente obscuro y frío, con una neblina perdurable, el entorno ideal para escenas de terror y jumpscares.

La música es de Adam Taylor, compositor del OST de películas como “Before I fall” ( Si no despierto), “I think we’re alone now” (Estamos solos) y la serie “The handmaid’s tale” (El cuento de la criada), entre otros.
El arte del opening me parece genial, muy similar a las ilustraciones del cómic y con referencias a este mismo.
Y hablando de referencias, la serie tiene varias referencias a películas de terror clásicas y muy conocidas desde el primer capítulo.

Me gustó la actuación de Miranda Otto, la recuerdo en El Señor de los Anillos haciendo una gran Eowin, aquí la vemos como una correcta, firme, regañona y temible Zelda Spellman. 

En cuanto a mensaje, algo a destacar es que en todos los capítulos se puede visualizar lo dañino que puede ser el vivir obstinado y abnegado a una ideología, ya sea religiosa o filosófica, el hecho en sí de perderse a uno mismo para cumplir con las altas y duras expectativas de un grupo de personas es algo delicado, creo que es muy bueno tratar con ello desde diferentes ángulos. Fomentar el criterio propio y la sana autoestima antes de involucrarse en cualquier tipo de agrupación, en donde se promuevan desde los ritos más inocentes hasta el sacrificar la dignidad, todo con tal de alcanzar ese sentido de pertenencia, para sentir que se es importante, valioso y especial.

Otro tema en el que se hace mucho énfasis es el feminismo; la defensa de los derechos de equidad, el empoderamiento femenino y la lucha contra la misoginia. No podía faltar, creo que en la actualidad es un tema que no solo pega por “moda”, es una necesidad.

Por todo esto, y aunque el final de la temporada hizo que me dieran ganas de darme de topes con la pared, “El mundo oculto de Sabrina” me ha gustado y espero ansiosa la segunda temporada.

¿A ustedes qué les pareció?

Publicado en Texto en morado.

Akire San

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *